El reloj de las mariposas

dscf0382

Este año volví al bosque donde llegan las mariposas Monarca a pasar los inviernos. Hace 30 años, cuando subí por primera vez a la sierra Chincua michoacana, yo era un muchacho impetuoso e ignorante. Cuando llegué a los alrededores de Angangueo ya era de noche, y me dejé guiar por un par de niños que corrían delante de las luces de mi auto entre oscuras veredas inundadas con charcos de lodo, hasta que encontramos un claro, donde acampé. Al día siguiente, al salir de la tienda de campaña, miles de mariposas volaban a mi alrededor. A esa hora en que el día apenas comienza a despuntar, entre la niebla de la mañana me descubrí rodeado también por una docena de campesinos que, machete en mano, me indicaron que no podía estar ahí, a medio santuario…

Lee la historia completa en el Dominical, de Milenio diario, domingo 26 de febrero de 2017. (Y no te pierdas el video, editado por Alejandro Gerber, en el que las mariposas jazzean al ritmo de “Take Five” de David Brubeck.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: